Venezuela: la embajada ideológica cubana

No puedo dar detalles sobre la estatura intelectual de Adán Chávez Frías, embajador venezolano en La
Habana. Su mayor atributo para el cargo parece ser  la consanguinidad, lo que garantiza que, si no
necesariamente inteligente, debe ser muy leal a su hermano, el presidente venezolado.

Su constante figuración en los actos políticos de la isla me hace suponer que es muy intenso el nivel de
diplomacia secreta que esa misión realiza. Resulta curioso que ya en el mismo noviembre de 1917 Lenin
defendiera explícitamente, en sucesivos decretos, los mismos valores políticos que sus seguidores
mancillarían regularmente: el derecho a la paz, a la tierra y a una diplomacia transparente.

De Adán Chávez, repito, no hay muchas cosas que decir aún en el nivel intelectual; pero sí se puede decir
algo de Germán Sánchez Otero, embajador cubano en Caracas. Perdonen si este artículo parece un
panegírico, pero solo trato de significar que el frente ideológico, y aún más, teórico, está abierto en la
Venezuela chavista.

Sánchez Otero fue un destacado profesor del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana
entre 1966 y 1971; año en que los jeeps soviéticos llegaron a la casa de estudios y, literalmente, sacaron
de los estantes de las bibliotecas los libros que no se podían leer: los de Guevara y Gramsci, es cierto,
pero los de Mariátegui y José Martí también. Es decir, que el embajador cubano en Venezuela puede
exhibir un expediente de víctima de la brutalidad intelectual comunista que le daría legitimidad entre la
izquierda liberal; incluso en ambientes políticos de centro y de centroderecha.

Ha sido un funcionario del Departamento América del Comité Central, por lo que tiene un cabal
conocimiento de la política regional y contactos con muchos de sus hombres de poder. Ese desempeño,
por demás, le hace “sospechoso” de ser un pragmático reformista de cualquier posible “diálogostroika” en
Cuba; sospecha que es salvada por una probada lealtad personal e intelectual a Fidel Castro y su
hermano Raúl. Su nombre, por ejemplo, no ha salido en ninguno de los cuestionamientos públicos a los
intelectuales-cuadros del Partido Comunista.

A la colaboración “cultural” cubana en Venezuela, el propio embajador puede aportar un cabal
conocimiento del guevarismo, así como de la historia de Cuba y de algunos capítulos de la etapa
revolucionaria, como es, por ejemplo, el proceso de gestación y proyección del Asalto al Cuartel
Moncada, que diera a Fidel Castro un papel protagónico en la política cubana desde mediados de la
década del `50.

Pero hay más, Sánchez Otero, en sus veinte años, escribió un extenso ensayo sociológico que sirvió para
introducir la edición cubana de la obra capital de Max Weber Economía y Sociedad (Editorial Ciencias
Sociales, La Habana, 1971); hasta donde sé, no se ha escrito desde entonces  nada a esa altura en
Cuba sobre el pensador alemán.

En ese Prólogo Sánchez Otero convierte a Weber al conjunto histórico de Latinoamérica y dice que lo
hace cumpliendo una directiva de Fidel Castro en el afamado Primer Congreso Nacional de Educación y
Cultura.Vincula su análisis del pensamiento weberiano a lo que llama revolución latinoameriana y a un
proyecto general de crítica anticapitalista. El mismo programa de hoy. Para complementar lo que acabo de
decir aporto el dato de que el profesor Rubén Zardoya Loureda, un severo pero brillante graduado de
filosofía en la ex-URSS, dirige hoy la formación de cuadros “bolivarianos” en la capital cubana.

Hace un par de años, en un programa radial que conducía la conocida periodista María Elvira Salazar,
sostuve una polémica con el profesor Adolfo Rivero Caro bastante subida de tono. Rivero Caro decía
entonces que el problema castrista iba más allá de Cuba, que se trataba de una estrategia anticapitalista
muy bien pensada y con grandes soportes a nivel internacional. Yo le decía que no, que el castrismo era
solo un régimen de facto y que hablar de su ideología implicaba algo así como la sublimación de una
grosería. Creo que yo estaba equivocado.

Abril-2004


Inicio | US-Mundo | Cuba | Colaboraciones | Crítica | Entrevistas | Ensayos | Literatura | Galería | Libros | Bio | Blogroll | Contacto | RSS |
Copyright © Emilio Ichikawa. Todos los derechos reservados.