Pretending art

Todo empezó en Cuba. Una isla con facultades excepcionales para los proyectos; con excelentes futuros,
presentes arduos  y pasados inciertos. Una isla donde se acabó el contrapunteo: el tabaco ha vencido al
azúcar. Todo el Carnegie Hall disfrutó el Buena Vista Social Club entre pausas de humo, mientras el
Ministro de Comercio Exterior negocia la compra de lo que fue alguna vez nuestro primer renglón de
exportaciones.                                           

La revolución de 1959 fue una utopía onírica encabezada por el "aserito" con más sentido práctico que
conoce nuestra historia. Tenía los pies tan pegados a la tierra que se metió en el fango. Sin embargo,
Fidel Castro está convencido de que, aunque soñar es de tontos, presentarse públicamente como
soñador es algo muy práctico; una treta que reporta un capital político. Castro practica la usura del
corazón: renta los buenos sentimientos de los cubanos enrolándolos en guerras y planes estúpidos. Una
epidemia regional: los tiranos más inclementes de Latinoamérica se han vendido como idealistas y
soñadores.88888

Los cubanos somos, sin embargo, soñadores sinceros; y lo que es más importante aún: leales. La lealtad
es una suerte de sinceridad en campaña. Llevamos medio siglo edificando proyectos de nombres
multicolores: Paideia, Varela, Minerva, Lawton, Proposiciones ... Para quien no lo sabe: Proposiciones fue
un hermoso proyecto cultural concebido por Pablo Milanés y reprimido por la propia revolución. Nuestro
problema no ha sido soñar, sino carecer de la posibilidad efectiva (no hablo de la capacidad) para realizar
esos sueños.

Cada cubano anda con un proyecto bajo el brazo; como en cualquier lugar del mundo, unos pueden
realizarse, otros no. Lo extraordinario no está en el evento sino en el desbalance: no es razonable la
relación que existe entre proyectos concebidos-proyectos realizados para el caso cubano; existe entre
ellos como una grieta, un abismo.

En Cuba la realización de los proyectos tiene dos enemigos fundamentales: la falta de libertad  y una
pobreza de recursos cuyo máximo responsable es precisamente el Soñador en Jefe. Se atribuye a Samuel
Feijoo una frase que capta la lógica de esa suerte de masacre de iniciativas que constituye el castrismo:
"En el comunismo existe un problema para cada solución."

Al llegar al exilio hemos encontrado la posibilidad de realizar muchos de los citados sueños, y la
capacidad para alcanzar algunos. Pero de toda aquella situación, como demostrando que lo hecho está
hecho y el daño asentado, han perdurado al menos dos sensibilidades importantes:

1-Una desconfianza en las promesas y las intenciones del prójimo.

2-Una inercia onírica que nos inclina a soñar por soñar.

Esta materia prima espiritual, que la amiga Rosy Inguanzo precisaría como "emocional", ha consolidado en
Miami una forma insólita de expresión artística que pudiéramos llamar Pretending Art. Aqui el arte es la
esperanza del arte; la obra es pretender la obra.

Un ejemplo. Cualquier trabajador de Miami ha recibido una invitación a cenar o ir de pesca para escuchar
un proyecto: "Voy a abrir una galería y me interesan tus cuadros", "Tengo una plata ahí y quiero hacer un
libro contigo", "Compré unas tierritas en Occala y me hace falta un administrador", etc. Y cualquiera ha
vivido también la gran decepción que provoca verificar que, después del encuentro en el resturant o el
viaje en el yate, adviene el olvido; que se trataba solo de un juego, de la manipulación de un sueño.

Sin embargo, yo creo que la decepción obedece a no saber identificar que estamos en presencia de un
"performance", que también esa promesa incumplida puede reporta un placer estético. Creo que no
puede, ni debe, darse un paso en el sentido de la realización del proyecto. Si se hace, ya no estaríamos
en presencia de un "pretending art" puro. La realizaciones incompletas, una llamada telefónica de
disculpa, la mediación de un amigo,  restarían calidad a un "pretending art".

Asistamos puntual y responsablemente a nuestros mítines de sueños y no pidamos peras al olmo que, tal
y como van las cosas, las puede dar.


Feb. 2004.

 


Inicio | US-Mundo | Cuba | Colaboraciones | Crítica | Entrevistas | Ensayos | Literatura | Galería | Libros | Bio | Blogroll | Contacto | RSS |
Copyright © Emilio Ichikawa. Todos los derechos reservados.