¿Qué es "generación mikimbin"?


Siguiendo un popular chiste de Guillermo Álvarez Guedes, el profesor Gustavo Perez-Firmat llamo  
"generación del ño" a una porción del exilio cubano de Miami. Se me ocurrió entonces que podia
identificar a los llegados desde fines de los ochenta e inicios de los  noventa con el rotulo de "generación
mikimbin", palabra que el duo “Los fonomemcos” ha puesto de moda en esa ciudad  floridana.  “Mikimbin”
se propago en la Cuba de los ochenta, y puede tener incluso significados opuestos en dependencia de
los contextos linguisticos donde participe.

Mientras “meter mikimbin” indica una accion meritoria; una mercancia “mikimbin” resulta casi una basura.
Esto explica la expansion en Miami del “Thriff shop vice”, que es un tipo de tienda  donde lo usado se
evalua con ansiedad exclusivista.

Ademas de la fecha de llegada a Miami, la pertenencia a la “generacion mikimbin” implica una formacion
en los codigos culturales de la Cuba castrista. Es una generacion sin edad donde no define lo politico sino
las costumbres  y el universo simbolico. En el programa  “El mikimbin de Miami” si bien los referentes
visuales pueden ser descifrados por cualquier televidente, los codigos de intercambio oral reclaman cierto
conocimiento de la epoca que marco a este grupo. No dispongo de espacio para referir todos los
elementos que quisiera, pero pueden destacarse aquí algunos “sintomas” que integrarian el modelo
sociologico de este grupo y que lo distinguen, no ya de otros grupos nacionales, sino de otros estratos
sociologicos del propio exilio cubano.

Comprendo el carácter problemático de la aplicación del mismo calificativo de “exilio” para la media
sociologica del grupo llegado en la ultima decada. La perdida de prestigio politico del castrismo ha influido
tambien en la palidez politica de esta “generacion”, aun cuando el programa referido, “El mikimbin de
Miami”, es radicalmente critico con el regimen de la isla.

La “generacion mikimbin” no se destaca por su manejo del idioma ingles, por lo que su expresion artistica,
existencial y hasta burocratica se produce basicamente en espanol. Sus cubanismos son de ultima hora;
aunque se renuevan y caducan con una logica tradicional. Algunas de las caracteristicas medicas de este
grupo se han traducido aquí en emblemas de su cultura; las decadas de racionamiento alimentario en la
isla resurgen  en la forma de falta imaginacion gastronomica, complementada con un infantil mimetismo de
los platos de moda. Son muy primitivas sus formas de diversion, predominando las clasicas reuniones a
base de toxicos y  bocados urgentes como spaguettis, arroz mixto o, incluso, la polemica “caldosa”.

Algunos circulos sobresalen por hablar en voz muy alta, por la precariedad de la comunicación y cierto
infantilismo en la consideracion del prestigio social. La incomunicacion se debe en gran media a una
ausencia de confianza; notese que se trata de personas formadas bajo la desconfianza, el
cuestionamiento mutuo y la delacion. Sumese a esto la influencia sobre el entendimiento de ese grupo de
enfermedades del espiritu tan visibles en las sociedades opresivas, como es el insomnio, la paranoia, los
desequilibrios glandulares, etc. Para rematar, un gran numero de estas personas vivio bajo familias
desarticuladas, padres divorciados y en los inclementes contextos de los sistemas de becas.

Esta generacion  tiene una concepcion mas flexible de lo que es la “patria”, por lo que esta mas
preparada para vivir en los espacios de la globalizacion. Por otra parte, viaja con mas frecuencia a la isla
y no le asiste ningun complejo a la hora de reivindicar algunos de los llamados “logros revolucionarios”;
por razones obvias, el sistema de dependencias afectivas con la sociedad emergida en 1959 es mucho
mayor. Intelectualmente es tambien de considerable competencia y es que, aun cuando se reconozca la
matriz ideologica de la educacion en la isla, medio siglo de desgobierno no puede matar la creatividad de
un pueblo con inteligencia natural.

Pero es sobre todo una generacion emergente, pujante, cuyo mayor enemigo es quedarse flotando en las
glorias vividas en un pasado inmediato de quimerico esplendor en la isla. Su gran desafio es comprender
que el exilio es como un renacimiento, y que las cosas buenas de la vida estan aun por comenzar. Es un
grupo que se incorpora traumatica y decididamente a los ya establecidos; una marea abisal que con
voluntad y talento esta dispuesta a abrirse camino hasta las cumbres del éxito, es decir, que esta decidida
a “meter mikimbin”.


Dic. 2001.  



Inicio | US-Mundo | Cuba | Colaboraciones | Crítica | Entrevistas | Ensayos | Literatura | Galería | Libros | Bio | Blogroll | Contacto | RSS |
Copyright © Emilio Ichikawa. Todos los derechos reservados.