Jacques Derrida: de la razón al evento


El jueves 24 de octubre el filósofo francés J. Derrida (Argelia, 1930) ofreció en Stony Brook, New York,
una conferencia titulada The World of Enlightenment to Come: Sovereignty, Exception, Calculability. Logró
congregar un público joven y numeroso, con el que compartió, además de los tópicos de siempre
(“Deconstrucción”, juegos etimológicos, observaciones problemáticas sobre el pensamiento alemán, etc.),
algunas propuestas nuevas incluyendo sus alcances ideológicos.

Derrida fundamentó una parte importante de su disertación en el siguiente presupuesto: el punto de vista
de la Globalización es “lo mensurable”; es decir, el proceso globalizatorio estaría regido por un grupo de
valores que pueden ser medidos, contabilizados; con lo que de paso está reconociendo que la
Globalización es, además de una metástasis de McDonald’s  y ketchup, el triunfo de un paradigma
intelectual de raíz anglosajona: el pragmaticismo. Palabra que, como dijera el joven pensador valenciano
José M. Esteban, es lo suficientemente cacofónica  como para que el periodismo banal no la pretenda, ni  
traduzca como el apego amoral a los bienes materiales.

De esta manera el pensador francés rescata para el debate contemporáneo (para la “ontología del
presente”, que diría Foucault) el viejo asunto teológico de la naturaleza de Dios: ¿es Dios una magnitud o
una cualidad?, ¿de qué grado, o de cuál tipo?.

Entonces, si la Globalización implica la prioridad de lo medible, la moralidad (o algunos elementos de ella)
no formaría parte del proceso; por lo  que  habría que protegerla del flujo globalizador o, al menos,
considerarla al margen del mismo. La ideología incorpora aquí a la semántica y la interpretación: lo moral
no podría ser entendido a la luz de las reglas de juego de la Globalización.

Lo anterior anuncia dos estrategias performativas en lo ideológico:

a)-La moral estaría marginada por un proceso globalizador de carácter dominante, por lo que de alguna  
manera habría que defenderla del mismo.

b)-La moral quedaría al margen, indiferente a la Globalización, creándose la necesidad de generar
espacios utópicos donde los “valores no mensurables” pudieran regir.

La rearticulación definitiva de elementos utópicos al interior de un pensamiento que antes nadie dudó  en  
considerar “postmoderno” en el sentido radical, fue de lo más interesante en su intervención. Derrida
llegó a hablar del “honor de la razón”, de la venida de un nuevo Iluminismo capaz de bregar con este
tiempo, y de la “dignidad” como eje rector una moralidad emergente, que nace y se precisa con urgencia.

Se puede constatar, en efecto, la existencia de toda una tradición en el ejercicio perverso de la razón (es
lo que algunos han llamado “traición” a la racionalidad); en nombre de ella se han conquistado y
evangelizado pueblos, se han declarado guerras y censurado creencias. Quizás estemos asistiendo hoy a
un traspaso insólito: todas las facultades que tradicionalmente se le han asignado a la razón (Dios), son
ahora predicaciones del “evento”; en consecuencia, lo que antes se practicaba con la cobertura
legitimante de la “racionalidad”, hoy se hace en nombre de “lo sucedido”.

Esta observación es filosóficamente muy importante pues lo “universal” se ha depositado en un elemento
fugaz, en algo parecido al “instante”; puntualidad temporal que Hegel definiera como “el presente finito”.
Lo que pasó, lo sucedido, con toda esa carga de indefinición, es ahora la fuente más segura de
legitimidad. El evento ha sido elegido como representante de lo esencial, lo “eventual” empieza a significar
lo histórico-necesario. Si jugáramos a sustituir en la Ciencia de la lógica de Hegel el espacio funcional que
ocupa lo necesario-universal por lo sucedido-eventual, lograríamos una memorable subversión en el
ambito de la dialéctica.

Derrida permitó esta vez que gravitara sobre sus palabras el espetro de Kant y no tanto el de Marx. En la
solicitud de salvar el “honor de la razón” habló de cuatro tipos de racionalidades: la teórica, la práctica y la
estética. No hay que hacer mucho esfuerzo para reconocer aquí lo que convencionalmente se llama las
tres “críticas” de Kant: la reflexión sobre los límites de la razón pura y la razón práctica, y la especulación
acerca de los límites de la facultad  para ejercer el juicio estético.

Sin embargo, la nueva situación de consagración filosófica del evento ( septiembre 11 es por demás el
evento absoluto) le exigió otorgar a la “razón figurativa” el mismo rango que había propuesto Kant; es algo
que Derrida no alcanzó a exponer aún con plenitud, pero cuyo diseño epistémico incluye sin dudas la
especulación estética en el tratamiento de cuestiones vinculadas a la ideología y la filosofía de la historia.

En su tratamiento de la razón práctica Derrida sugiere un corrimiento de lo filosófico-universal a lo
artístico-individual. En la era global los intereses morales, que no son medibles, deberían concebirse a
partir de los ámbitos singulares (el hogar, el amor, la amistad, el pueblo, el barrio, el “yo”, lo que el mismo
Derrida llama comunidad nacional por oposición relativa al estado nacional, etc.) y sólo desde ahí
elevarse al establecimiento posible de universales éticos.

Aunque apenas hizo una sola referencia literaria, Derrida propuso algo que ya Baudelaire había
significado: los nuevos caminos de la filosofía brotan en el terreno de la literatura y el arte; así como la
metafísica se ha refugiado, ante “la crisis de la imaginación”, en la astrofísica y la matemática, más bellas
que exactas. En la modernidad, la experiencia histórica se adelanta como experiencia estética.

Pero hay algo más. Si bien la moralidad debe ser salvaguardada en un mundo obsesionado por lo
cuantitativo, de aquí no se infiere necesaramente una demonización de este tipo de valores medibles en
los que Derrida asume que está enmarcada la globalización. Resulta  que también lo irracional es
inconmensurable, y lo es en un doble sentido: en lo que se refiere a su incalculabilidad, y en las
posibilidades cuasi ilimitadas de manifestarse.

El “terror”, que fuera uno de los protagonistas principales de las revoluciones modernas, vuelve ahora
con toda la espectacularidad y consistente indefinición de los términos rebautizados con el prefijo “post”.
El “posterror”: un nuevo miembro de esta familia léxica que, aunque trivial, ha escoltado fielmente a una  
realidad capaz de desafiar su propia capacidad de autoverificación.

Lo que no sabemos aún es si este post-terror es una manifestación de lo irracional o si es, en cambio, un
epifenómeno (perverso o natural) de esa misma razón cuya honorabilidad trata de restablecer el filósofo.  

Emilio Ichikawa.
New York. Oct. 2002.

Inicio | US-Mundo | Cuba | Colaboraciones | Crítica | Entrevistas | Ensayos | Literatura | Galería | Libros | Bio | Blogroll | Contacto | RSS |
Copyright © Emilio Ichikawa. Todos los derechos reservados.