Condoleezza Rice ante el Senado


Hace bastante tiempo la película Mr. Smith Goes to Washington (1939), de Frank Capra, mostró lo importante
que es para un legislador o político norteamericano tener la simpatía del presidente de la sala al momento de
buscar aprobación para un proyecto o una nominación. Es esencial para los hombres de estado que recién
comienzan en la política y no dominan los entretelones de ese microuniverso que es el Distrito de Columbia, y
donde lo que "no es política" tiene tanta importancia en lo político.

Aunque este no es caso de Condoleezza Rice (que cuenta con una larga carrera académica y cuatro años
como Asesora de Seguridad Nacional en el primer mandato de George W. Bush), lo cierto es que en su
audiencia de confirmación ante el Senado para el puesto  de Secretaria de Estado se pudo sentir un ambiente
generalmente favorable que muestra los efectos de la mayoría Republicana en el foro. Se hicieron chistes, se
habló de familias, libros y hasta se indagó si alguna vez le interesaría ser presidenta de la Liga Nacional de
Fútbol Americano (NFL), dado el gran prestigio que tiene como conocedora de este deporte.

No obstante, Doctor Rice tuvo que responder a serios cuestionamientos y dar explicaciones acerca de temas  
importantes, en particular, aquellos relacionados con la guerra contra el terrorismo y la presencia
norteamericana en Iraq. Fue enfático el intercambio sostenido con la Senadora Barbara Boxer
(Demócrata-California), mienbro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado quien llegó a decir a Rice que,
en el tema de la presencia de armas de destrucción masiva en Iraq, se había contradicho a sí misma y había
contradicho al Presidente Bush. Rice contestó de manera resuelta, reclamando que en ningún caso había
motivo para cuestionar su integridad. La Senadora californiana, en la segunda sesión, acabó por anunciar que
votaría en contra de Rice.

También fue inquisitivo el Senador John Kerry (Demócrata-Massachusetts), ex-candidato presidencial,  quien
después de conversar con Rice acerca de varios temas relacionados con la lucha antiterrorista y las
perspectivas de las próximas elecciones en Iraq, terminó advirtiendo que no estaba seguro que votaría a su
favor. El Senador Kerry sostuvo la tesis acerca de que las elecciones en Iraq, lejos de ayudar a pacificar el
país, sumarían motivos a la posibilidad de una guerra civil.

Los asuntos más relacionados con el interés regional se trataron a partir de las preguntas formuladas por los
senadores Christopher Dodd (Demócrata-Connecticut) y Mel Martínez (Republicano-Florida).

Al considerar las relaciones entre Estados Unidos y América Latina Doctor Rice había afirmado que el actual
gobierno venezolano mostraba una inclinación negativa y un peculiar estrechamiento de relaciones con Cuba;
en el mismo contexto, Rice puso como ejemplo de entendimiento bilateral el logrado con el Presidente Lula, de
Brasil. El Senador Dodd, después de algunas indagaciones, utilizó esa misma afirmación para recordar que él
podía citar algunas expresiones de Lula más duras con los Estados Unidos que las que ha podido hacer el
presidente Venezolano Hugo Chávez; razón por la cual esperaba que, si se pudo encontrar puntos de contacto
con Brasil, lo mismo se pueda hacer con Venezuela.

Vinculado al problema de la democratización regional, Rice observa  los logros en Centroamérica y el plan
político respecto a Colombia.

En el concepto general de América Latina que maneja Rice, constituye una prioridad las relaciones con México,
por ser (junto a Canadá por el norte) un país de gran extensión fronteriza. Ahora bien, ni siquiera los tratados
fronterizos y el urgente problema migratorio con este país, puede considerarse siquiera en un nivel de solución
óptima.

En este intercambio sobre Latinoamérica el Senador Mel Martínez insistió en algunos puntos que también
comparte Rice. La observación de que el gobierno cubano no es democrático, por lo que continúa siendo la
única silla vacía en la OEA; y el hecho de que el presidente Hugo Chávez, quien fue electo democráticamente,
no gobierna de la misma manera, incorporando ahora un problema de excesivo control sobre los medios de
prensa y la opinión en su país, ligado ahora a tensiones con alguno de sus vecinos.

Rice fue clara en la exposición de su concpeto de la democracia: si la gente tiene miedo de hablar en la plaza
pública su opinión, en ese país rige un gobierno de miedo. Comprendió a Cuba en ese caso, considerándole en
una lista de países vinculados al terrorismo.

Rice consideró a las sociedades latinoamericanas como extremadamente estratificadas, situación que genera
violencia, narcotráfico y terrorismo. Esta visión se inscribe en un concepto general que vincula la seguridad a la
democratización social y todo esto, a su vez, a un proceso de estabilidad económica. Sus enfoques se mueven
en ese cruce de coordenadas; por eso cree que es importante la democracia para resolver los problemas de
América Latina; la territorialidad, la estabilidad económica y la democratización para resolver el problema
palestino y la disciplina presupuestaria pata afrontar problemas internos de los propios Estados Unidos.

Consideró además que la diplomacia debe ser el eje de las relaciones internacionales del gobierno del
Presidente Bush en su segundo mandato. Una diplomacia que enfoca de manera histórica y en el marco de su
experiencia en la caída del comunismo en Europa del Este. Respecto a este evento Rice consideró que había
sido el resultado de decisiones estratégicas tomadas en postguerra por el Presidente H. S. Truman, afirmación
que motivó que muchas de las intervenciones producidas en la sesión del martes 18 se refirieran, a pesar de la
limitación de 10 minutos en el uso de la palabra, a cuestiones históricas con interés práctico en este caso.

Doctor Rice ha sabido moverse con soltura en estas audiencias. Tanto, que algunos senadores han echado de
menos la mención de los errores cometidos. El razonamiento es convincente: un problema tan complejo como el
terrorismo no se le puede haber enfrentado sin cometer errores. Hubiera sido interesante, más allá de la
lealtad partidista, conocer un poco más de las fallas del gobierno en este asunto. En la audiencia del miércoles
19 Rice aceptó la existencia de dichos errores.

El reto diplomático de Condoleezza Rice es inmenso: lograr un contexto internacional favorable a la política de  
Norteamérica en un mundo cuya sensibilidad parece estar predispuesta a considerar lo norteamericano de
una manera crítica.

2005

 


Inicio | US-Mundo | Cuba | Colaboraciones | Crítica | Entrevistas | Ensayos | Literatura | Galería | Libros | Bio | Blogroll | Contacto | RSS |
Copyright © 2003-2008 Emilio Ichikawa. Todos los derechos reservados.